En Nicaragua: El mismo Daniel Ortega pone en juego la legitimidad de su victoria

Markus Plate / [email protected]

 

Este domingo 6 de noviembre Daniel Ortega, el ex líder revolucionario, nuevamente se presenta para la reelección presidencial en Nicaragua y va a ganar casi con toda seguridad. El desarrollo económico de Nicaragua es positivo, los programas sociales ayudan a los más pobres, los ricos pagan pocos impuestos y la criminalidad es poca en comparación con países vecinos como Honduras o El Salvador afligidos por la violencia. Con eso, las perspectivas de reelección deberían ser realmente excelentes. Por eso es de extrañar que el propio Ortega ponga en juego la legitimidad de su victoria al no permitir observadores internacionales, al acosar a la oposición y al expulsar a periodistas y activistas extranjeros.

En el centro histórico de Managua las noches se llenan de vida. Nuevamente, hay que decir. Desde el devastador terremoto de 1972 el centro histórico de Managua quedó en escombros y después fue un enorme lote baldío durante muchos años. Pero desde el retorno de los sandinistas al poder mucho ha cambiado. En la orilla del lago se creó una zona de ocio con restaurantes y bares. Y el Parque Luis Alfonso Velásquez Flores espera con campos de baloncesto y voleibol, una nueva pista de patinaje y deslizaderos, y columpios y juegos acuáticos para los niños. Todo esto es casi gratuito y al aire libre, por lo que no es de extrañar que el parque sea popular entre las familias con pequeños ingresos. Mirna Mercedes, su pareja Nelson y su hijo de cinco años están disfrutando la noche en el parque.

“Este parque esta bonito, para los niños mas que todo. Porque aquí en Nicaragua antes no había esto. Este parque Luis Alfonso antes era un espacio abandonado, vacío, habían muchos vagos. Aquí no podías pasear por la calle porque era un centro de robo. Ya con la calle iluminada, en todos lados el gobierno tiene cuerpos de seguridad, cuidan aquí, cuidan al parque, cuidan a nosotros los que andamos aquí visitando. Me parece bonito que hizo Daniel”, dijo Mirna

La pequeña familia vive a dos kilómetros del parque, en el barrio popular de San José Oriental. Al no tener trabajo, el dinero no alcanza para un lugar propio y los tres viven ahora en la casa de la madre de Mirna. Sin embargo, ella y su familia no tienen que preocuparse de que les falte alimento.

“El paquete es mensual, viene casi todos los 5 de cada mes. Lleva arroz, frijoles, aceite espagueti, concha, azúcar, café, avena, pinolillo, cereal. Si, votamos por el frente, ahora por la Rosario!”, continuó la mujer.

Son ciudadanos como Mirna, su pareja y su madre, quienes deberían darle al presidente Daniel Ortega la esperanza de ganar las elecciones del 6 de noviembre cómodamente. En los barrios, el apoyo a los sandinistas y a Ortega parece ininterrumpida. Las encuestas confirman que la popularidad del Comandante gira alrededor del 80 por ciento, y que ganará un 60 por ciento de los votos. En las mismas encuestas, los candidatos de oposición no unen ni siquiera el ocho por ciento.

Daniel Ortega, el ex revolucionario que en 1979 lideró la victoria contra la dictadura somocista, este año de nuevo es el candidato a la presidencia por el Frente Sandinista de Liberación Nacional. Desde su regreso al poder en el 2007, el poder de Ortega ha crecido constantemente por múltiples razones. Una es seguramente la apropiación de la historia, que retrata a Ortega como el más grande y el casi único protagonista de la revolución sandinista, hace 37 años.

También los medios nacionales son extremadamente amables con el Presidente y su gobierno. No es de extrañar pues las principales estaciones de radio y televisión pertenecen a la familia Ortega o al magnate y amigo presidencial, Ángel González. Sólo hay un periódico nacional independiente, algunas estaciones de radios comunitarias y un par de canales de televisión e Internet. Pero estos medios no tienen un impacto amenazador para el gobierno de Ortega. Tampoco Confidencial, una revista crítica digital con su director, el periodista Carlos Fernando Chamorro.

“El espacio de los medios independientes se ha reducido. Y a diferencia con Venezuela o Ecuador, dónde existen leyes duras para castigar a la prensa, aquí no hay un esquema legal, aquí hay una combinación de intimidación política, cooptación económica y un bloqueo al acceso de la información pública. El bloqueo a los medios es total. No te invitan a una conferencia de prensa que brinda el poder judicial, la policía, el ministerio de trabajo - cualquier entidad pública”, afirmó Chamorro.

Uno de ellos es Marcelo. El hombre de 55 años de edad, lleva una boina negra con una estrella roja en su frente, y sus ojos se iluminan con el entusiasmo de un joven revolucionario. Marcelo Leonel Ordoñez es hasta hoy en día un sandinista comprometido y un ayudante incondicional de Daniel Ortega. Para él, Ortega ha hecho un buen trabajo reconciliándose con antiguos enemigos para que la izquierda de Nicaragua nuevamente obtenga la mayoría de votos. Para él, Ortega ha mantenido unido al Frente Sandinista, a pesar de que muchos ex compañeros le dieron la espalda al partido en los últimos años. Para Marcelo, la segunda fase de gobiernos sandinistas desde el 2007 han sido un éxito.

“Hace 10 años, el Frente Sandinista estaba, pero había perdido todos los logros! Y poco a poco se viene recuperando! Es cierto que hay medio corrupción, no vamos a tapar el sol con un dedo. Pero los logros del pueblo son bastantes ahora. La gente del campo en la montaña ahora tiene luz! Tiene agua, hay escuela! Los médicos van hasta allá, a la montaña. Brigadas y todo! Le regalan zinc, le regalan casita, todo! En los hospitales ahora hay medicamentos! El Frente Sandinista y la revolución nunca se van a perder. Mientras haya un sandinista, aquí en Nicaragua siempre va a haber revolución!”, expresó Ordoñez.

También Dora María Téllez, nacida en 1955, fue guerrillera, e incluso comandante; y una de las más famosas. Ella encabezó la conquista de León y durante los años revolucionarios trabajó como ministra de salud de forma exitosa. Pero desde mediados de los años noventa ya no se lleva nada bien con Daniel Ortega. La razón de su aversión: Los rasgos dictatoriales de su antiguo "jefe":

Según dijo Téllez: “Aquí en Nicaragua hay un régimen dinástico, un régimen familiar autoritario, dictatorial, que es de una familia, que es la familia Ortega-Murillo. Y el Orteguismo hace lo que dice Ortega. Porque aquí nadie dice nada mas. Si te fijas en el congreso sandinista, el gran acuerdo que han tenido hace poco es que Daniel Ortega nombrara vicepresidencia, va a nombrar todos los de la lista de diputados, va a nombrar todos los de la lista de alcaldes. O sea: Es un partido que ya no existe!”

Daniel Ortega ha elegido como su candidata a la vicepresidencia de Nicaragua a nada menos que a su esposa Rosario Murillo. De este modo el régimen familiar se solidifica a futuro. Si Daniel muriera, Rosario asumiría la Presidencia. Aunque probablemente las cosas no cambiarían mucho, porque como coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Murillo ya tiene todos los hilos de poder más importantes en sus manos.

Normalmente el parlamento es un lugar de control democrático. Sin embargo, la Asamblea Nacional se quedó sin oposición desde que a finales de julio el Consejo Supremo Electoral, dominado por los sandinistas, le revocó el mandato a los diputados de la oposición. La pregunta es: ¿Qué motiva a Daniel Ortega a debilitar cada vez más la democracia en Nicaragua? Esta es la explicación de Victor Hugo Tinoco, uno de los diputados que fue expulsado de la Asamblea a finales de junio:

“La revolución desmanteló el gobierno y el régimen somocista. Pero tenemos que reconocer que a pesar del desmantelamiento del régimen, no pudimos transformar la cultura política autoritaria en Nicaragua. Y de alguna forma la cultura autoritaria que a sido encarnada en los años 50, 60, 70 del siglo pasado por Somoza y por su dictadura familiar, fue poco a poco de nuevo, paradójicamente e irónicamente desde el sandinismo volviendo a renacer. Es mentalidad, esta cultura y esta práctica autoritaria. Uno no puede entender como si alguien piensa que es popular, si alguien piensa que tiene mucho respaldo dentro de los nicaragüenses, porque no acepta y porque no permite que haya un consejo electoral independiente?”, cuestionó Tinoco.

En la Universidad Centroamericana, la universidad jesuita situada en Managua, la periodista María López Vigil publica la revista Envío, una publicación crítica y no partidista. López Vigil, teóloga y autora con raíces cubano-nicaragüenses, es seguidora de la teología de la liberación y tampoco se traga cualquier bola del poder laico.

“Este sistema se basa en dos cosas que hay que tomar mucho en cuenta. No hubiera sido posible sin los recursos venezolanos. Este sistema funciona por el dinero que Chávez generosamente le ha dado a Daniel Ortega a través del acuerdo petrolero y a través de otras lineas de cooperación, de ayuda o de donación. Y la otra linea es que este sistema existe y ha funcionado por tres fraudes electorales plenamente documentados. Las elecciones municipales del 2008, las elecciones presidenciales del 2011 y después las elecciones municipales del 2012. Una vez conseguido, por los fraudes electorales, el control de prácticamente todas las estructuras del poder del país, Daniel Ortega consiguió un control creciente en el resto de las instituciones del estado: Poder Judicial, Contraloría General de la República, Fiscalía General de la República y Poder Electoral. Esto ha sido un proceso de años y ha sido un proceso al cual la sociedad no ha sabido reaccionar”, señaló Vigil.

Este domingo serán las elecciones en Nicaragua, si es que hay algo para elegir. La oposición ya casi no existe, y realmente el sandinismo en el sentido de sus fundadores tampoco. Todo gira alrededor de Ortega y su esposa, y así se verá en las papeleta electorales y con toda probabilidad en los resultados. Daniel Ortega hubiera podido garantizar elecciones libres y transparentes bajo la supervisión de observadores independientes; pero dada la situación, la única manera de percibir el clima político en Nicaragua, será a través de la participación o la abstención electoral.

AUDIO REPORTAJE:

http://vocesnuestras.org/2016-11-03/nicaragua-mismo-daniel-ortega-pone-j...

 

 

Esta es una producción de la Asociación Voces Nuestras, con apoyo de la agencia Pan para el Mundo

(Brot für die Welt).

(Colaboraron en este reportaje Nelson Rodríguez y Julio César López)