Piden que Gobierno cumpla acuerdos para regular expansión piñera en todo el país

Fabiola Pomareda García / [email protected]

“La contaminación en el cantón de Los Chiles es constante; igual la deforestación y el maltrato a los animales por la agresión de la mosca del rastrojo de la piña. Es muy triste saber que esos animales hoy en día no están tomando agua limpia sino agua con químicos y lo más triste es que las economías de nuestras familias están totalmente en rojo. Se está sembrando sin un control alguno; no hay un plan regulador, no hay estudios técnicos. O sea esta piña que está saliendo de este país es una piña sucia, lleva sangre de animales que se han muerto, lleva hambre porque ha dejado a familias en quiebra”, dijo el pequeño ganadero de Pavón de Los Chiles Jorge Castro.


Él, su compañera Mariana Paniagua y su amigo Gabriel llegaron a San José el jueves 18 de mayo, luego de un esfuerzo enorme. Quieren denunciar que la siembra de piña ha generado un impacto en la tenencia de la tierra y desplazamientos de campesinos.


Don Jorge caminó 180 kilómetros y en el camión venía cargando a sus animales: su vaca “Negra”, una perra que se llama “Muñeca” y un caballo llamado “Cielito”, todos afectados por la mosca de la piña.


Su viaje fue para denunciar las atrocidades causadas por las empresas piñeras al norte de Costa Rica y para pedirle al Gobierno que evite que siga la expansión de este monocultivo, sin controles ambientales ni respeto a los derechos laborales ni a la salud de las personas.


El pasado 23 de mayo don Jorge y Mariana hablaron en la Asamblea Legislativa.


“Y si es en la cuestión de la supervivencia de las familias que habemos ahí, que hemos estado con este trabajo sano y honesto durante años. ¿Qué vamos a hacer nosotros? ¿Quién me va a dar a mí un trabajo aquí en San José, que lo único que sé es arrear vacas, arrancar una yuca o sembrar una mata de frijol?. Yo le pregunto a ustedes ¿dónde está la humanidad? ¿Dónde está la humanidad de la gente que vive en la meseta central?, continuó don Jorge.

Esta pareja está cansada de que las instituciones encargadas de hacer justicia no les hagan caso. Entre 2009 y 2017 han interpuesto 189 denuncias por daños causados por fincas piñeras. Pero parece que no ha sido suficiente.

El pasado viernes 19 don Jorge y varias otras personas de comunidades afectadas por la piña fueron recibidas en la Casa Presidencial, en Zapote.

Los acuerdos logrados ese día fueron firmados por la Ministra de Salud, María Elena López; el Ministro de Ambiente, Edgar Gutiérrez; el Ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro; y el Ministro de Agricultura, Luis Felipe Arauz.

Primer acuerdo: que en muy corto plazo habrá una visita de inspección de alto nivel a varias fincas piñeras en la zona norte. Posteriormente se hará lo mismo en la zona sur y el Caribe.

Segundo acuerdo: se dará un seguimiento prioritario a las denuncias presentadas contra fincas que incumplen requisitos ambientales y laborales o que operan sin viabilidad ambiental.

Tercer acuerdo: El Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA) reforzará el apoyo ante los brotes de moscas, procurando cubrir a pequeños ganaderos que no han tenido acceso a ese apoyo.

Cuarto acuerdo: Ministerio de la Presidencia revisará la posibilidad de una declaratoria de emergencia ambiental en el cantón de Los Chiles y de una moratoria nacional a la expansión piñera.

Las comunidades organizadas seguirán presionando para tener garantía de este cumplimiento. Se mantiene la convocatoria a otra gran manifestación el próximo lunes 5 de junio, en San José.

Doña Erlinda Quesada, vecina de La Perla de Guácimo e integrante del Frente Nacional de Sectores Afectados por la Piña (FRENASAP), señaló: “Lo que está sufriendo la Zona Norte, la Zona Sur y el Caribe es increíble. Es un sistema de monocultivo expansivo sin ningún control y rebasando todo límite. Entonces está pasándonos la factura muy cara. Nosotros los costarricenses estamos pagando muy caro. El caso de don Jorge es sólo uno entre tantos. Yo constantemente veo cómo van estrechando al pequeño productor para que tenga que vender su finca para que puedan sembrar mas piña. Cada vez estamos perdiendo la economía y la autonomía de los costarricenses y estamos pasando a ser únicamente obreros”.

Freddy Arias, presidente de la Asociación Cívica Los Chiles, también vino a San José desde Los Chiles, el pasado martes. “Las empresas piñeraas tienen cobertura total del cantón de Los Chiles y hay estudios de Acueductos y Alcantarillados (Aya), que datan del 2013; son recientes, en donde se muestra toda el agua subterránea en Los Chiles. Y encima de todo ese manto acuífero hay escuelas, hay niños, hay personas adultas; o sea, discúlpenme pero nos están envenenando”, insistió.

Paola Vega, asesora del Ministro de Ambiente, confirmó que una comisión de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA) tiene hasta el 15 de junio para rendir un informe. Este grupo debe anlizar todas las viabilidades ambientales dadas a fincas piñeras.  

Pero organizaciones comunitarias y grupos ecologistas afirman que lo que se ocupa es una auditoría externa que evalúe el cumplimiento legal en cada expediente. Por eso seguirán exigiendo una moratoria nacional a la expansión del monocultivo de la piña.