Derecho a la comunicación

Taller con la Red de Mujeres Rurales y Mano de Tigre, en Costa Rica, en febrero de 2015.

Voces Nuestras desde su nacimiento  en 1989 trabaja por el derecho humano a la comunicación, entendido más allá de la libertad de expresión o la libertad de prensa que usualmente disfrutan quienes operan  o trabajan en medios de comunicación. El derecho a comunicarnos  incluye la libertad de todas y todos ,de recibir y producir información, expresarnos, participar, construir, tener acceso al conocimiento,  a  la diversidad de fuentes y a la educación.  Es un derecho interactivo, igualitario y no discriminatorio.

Por tal razón la defensa del derecho  humano a la comunicación, así como la recuperación del espectro radioeléctrico (territorio aire) u otras acciones de incidencia, posibilita este ejercicio y el debate abierto de ideas; donde las visiones de mundo no hegemónicas puedan transcender y ser transmitidas a distintos territorios. El poder acordar, comunicar otras formas de existir, resistir y organizarse políticamente, es vital en la defensa de este derecho, ante sistemas dominantes, capitalistas, patriarcales y coloniales. Ello, en el tanto: “el poder nunca actúa sólo por la fuerza y la coerción, sino que también siempre requiere convencer, lograr el apoyo de la población, razón por la cual necesita construir y difundir sus propias “verdades” que justifiquen su accionar, que den sentido a sus prácticas de poder” (Durán, 2002). 

Creemos que la comunicación fomenta toda forma de organización y participación democrática y, por ende, es importante reconocerla como una herramienta que permite el acceso de las organizaciones y de las personas para demandar el cumplimiento de otros derechos, tales como el derecho al territorio, derecho humano al agua, a un ambiente sano, a la educación, a la salud, a la alimentación o a una vivienda digna. 

Ejercemos el derecho a la comunicación sin intermediaciones, con nuestras palabras, apropiándonos de las nuevas tecnologías, exigiendo la presencia de nuestras voces en los medios de comunicación. Sólo así podremos contar nuestras historias, nuestros problemas y nuestras luchas y aportar a la construcción de sociedades  democráticas y justas.

Estas son algunas alianzas y proyectos  con los que  hemos trabajado la defensa de este derecho: 

  • Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER). Voces Nuestras es asociada de ALER desde hace más de 27 años. ALER se expresa en las prácticas de sus asociadas. Las radios socias, los centros de producción, las coordinadoras nacionales de medios y redes temáticas continentales (Informativa - noticiosa, Kiechwa, Panamazónica, Indígena, Migración, Educación, de Evangelización)  y desarrolla con ellas proyectos que responden a las condiciones de sus contextos y a las necesidades de sus públicos, audiencias y participantes. https://www.aler.org/
     
  • Asociación Red de Medios e Iniciativas de Comunicación Alternativa de Costa Rica (RedMICA). Es un espacio de reflexión y articulación de iniciativas y medios de comunicación alternativa.  En este espacio se trabajó especialmente la “Campaña por una nueva Ley Participativa de Radio y Televisión en Costa Rica” que  busca regular las frecuencias de radio y televisión y el espectro radioeléctrico; fortalecer el surgimiento de diversos medios de comunicación; y garantizar el derecho humano a la comunicación de la sociedad civil. Campaña Ley Participativa de Radio y Televisión
     
  • Red Centroamericana de Jóvenes en Defensa de Derechos Humanos.  En el 2015 SE formaron un grupo de 14 jóvenes costarricenses, cuyas edades iban entre los 15 y los 24 años. Esta red realizó  producciones y acciones en defensa de los Derechos Humanos desde la visión de las juventudes de Centroamérica. Red de [email protected] de los Derechos Humanos
     
  • Proyecto Comunidades Técnicas de Asistencia Mutua (CTAM) Red de organizaciones y medios que promueven el Software Libre. Desde  que Voces Nuestras migró al  Software Libre promueve y difunde el uso, estudio, investigación y desarrollo de Software Libre; es decir, el software que respeta la libertad de todas aquellas personas que adquirieron el producto. Las personas usuarias de los programas informáticos deben tener la libertad de usar el programa, con cualquier propósito; la libertad de estudiar cómo funciona y adaptarlo a sus necesidades; y de mejorarlo y hacer públicas las mejoras a los demás, de modo que toda la comunidad se beneficie.